¿Si me compro un vehículo eléctrico que tipo de averías puedo sufrir?

¿Si me compro un vehículo eléctrico que tipo de averías puedo sufrir?

Cuando una persona va a comprarse un coche eléctrico, es normal que ante un producto tan nuevo surjan dudas, una de esas preguntas puede ser sobre el mantenimiento adecuado para este tipo de vehículos y sobre qué posibles averías se pueden llegar a sufrir.

Mucha gente piensa que los motores eléctricos se estropean con más facilidad que los de combustión, pero, según aseguran los expertos, aunque también necesitan mantenimiento, reparaciones y recambio de piezas, en comparación con los coches tradicionales, salen ganando por razones de diseño y construcción, ya que un motor eléctrico es más básico que uno de combustión, llegando a tener hasta un 60% menos de piezas.

¿Cómo es el mantenimiento de un vehículo eléctrico?

A diferencia de un coche de combustión, un vehículo eléctrico nunca te va a causar problemas con la caja de cambios, el turbo, la correa de distribución… sin embargo, algunos elementos tienen la misma propensión al desgaste o la avería que en cualquier otro vehículo.

Ruedas: como ya os comentamos en nuestro anterior post “Garantiza la salud de tu vehículo con un buen mantenimiento”, hay que vigilar el desgaste y la rodadura de las ruedas, ya que al igual que en un coche de combustión, es muy importante para saber cuándo cambiarlas y garantizar tanto la salud de tu vehículo como la seguridad en la conducción.

El sistema de amortiguación: otro de los elementos que no es muy diferente al de uno de combustión interna, por eso tendrás que tener en cuenta las mismas precauciones, sustituciones y posibles averías.

Sistema de frenado: en este caso y debido al sistema de frenada regenerativa, las pastillas de freno tienen menos desgaste en un coche eléctrico, aún así, es recomendable vigilar tanto su estado como el nivel del líquido de frenos.

Líquido refrigerante de las baterías: Al igual que en todos los vehículos debe cambiarse, según las especificaciones del fabricante (normalmente entre 80.000 y 120.000 kilómetros la primera vez). Es muy importante que sepas que existe un líquido de las baterías específico para vehículos eléctricos.

La batería, el elemento clave

Al igual que con tu ordenador, móvil o tablet, la batería es el elemento clave para alargar la vida útil de un coche propulsado por electricidad. Tanto es así, que sus fabricantes a día de hoy reconocen, que con el paso del tiempo la batería de un eléctrico se desgasta y pierde autonomía.

De hecho, este es uno de las primeras preocupaciones de las personas que dudan si comprase este tipo de vehículos, sin embargo, cabe resaltar que en estos últimos tiempos la mejora en este sentido por parte del sector ha sido impresionante, ya que en la actualidad se estima que la vida útil de una batería de coche eléctrico está entre los 10 y los 15 años.

Si quieres prolongar la vida útil de tu motor eléctrico te recomendamos dos cosas, que los ciclos de carga sean los menos posibles (sólo cuando la batería esté baja) y que no abuses de las cargas rápidas.

Existen estudios que afirman que este tipo de vehículos permiten ahorrar entre el 40% y el 50% en la factura del taller, pero sería falso afirmar que un coche eléctrico es infalible, por eso en GarantiPlus disponemos de las garantías mecánicas perfectas para garantizar tu tranquilidad a la hora de comprar un vehículo de ocasión eléctrico.

Fuentes: GarantiPlus, Posventa.info, MAPFRE y Freepik. En Garantiplus, líder en el sector de las Garantías Mecánicas nos interesan vuestras opiniones, déjanos un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.