¿Por qué nos volvemos agresivos al volante?

¿Por qué cuando una persona que hace una maniobra incorrecta cuando conduce nos enfadamos y, sin embargo, cuando una persona va caminando por la calle y sin querer tropiezas con ella no reaccionas del modo violento y agresivo del que lo harías si fueras dentro de un coche?

Cuando  vamos conduciendo un coche parece que tenemos que demostrar que somos los mejores, los más rápidos o los más listos. Además, al ir conduciendo la persona se siente segura, ya que el coche es como un caparazón, por lo que se cree a salvo de cualquier agresión y también con el “derecho” de agredir a cualquiera verbalmente o faltarle el respeto mediante las luces largas, el claxon, o gestos despectivos.

La conducción siempre es peligrosa y supone un riesgo, lo que, inconscientemente, nos produce cierta tensión. Por ello, nuestro ritmo cardíaco aumenta y los músculos se tensan. Y, por ello, somos más propensos a tener reacciones violentas cuando tenemos el volante en nuestras manos.

Otro punto que nos estresa al volante es la puntualidad. Siempre que conducimos un coche lo hacemos con un destino en mente al que tenemos que llegar en un tiempo determinado. Por ello, cada semáforo que nos encontramos en rojo incrementa nuestra agresividad, que tendemos a pagarla con los coches que nos rodean o que de algún modo nos impiden llegar a nuestro destino a la hora que habíamos previsto.

El hecho de no conocer a las personas que conducen el coche con el cual cambiamos nuestra actitud, nos da alas para crecernos ante él y para prejuzgarle por la marca del coche que conduce o por su sexo.

Los conductores agresivos suelen tener un carácter impulsivo y falta de autocontrol. Se dejan llevar por las circunstancias y el  estado de ánimo. Además, al ver el coche como un refugio o caparazón, actúan tal y como son, sin tener que mostrar educación, respeto o saber estar, y por ello insultan, protestan o conducen de manera agresiva sin miedo a sufrir ninguna consecuencia.

En garantiplus queremos saber tu opinión, déjanos un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.