Cinco consideraciones a tener presente en un coche con GLP

La sociedad avanza y con ella las tecnologías, a pesar que el uso de Gas Licuado de Petroleo o GLP no es nada nuevo, aún hay muchas personas que no conocen su aplicabilidad en los coches. Estamos en una etapa de transición para el 2040 España no va a vender más coches a gasolina, para el 2050, no habrá más coches de gasolina circulando, esto nos lleva a buscar nuevas fuentes sostenibles de combustible. Además de estas medidas, las personas suelen tender a las propuestas que vayan de la mano con una mayor economía, es por ello que el mundo entero ha puesto en funcionamiento el coche con GLP.

Aún existen muchas dudas sobre su uso, es normal cuando llegan novedades. Los coches de GLP han estado presentes fuera de las fronteras españolas debido a crisis mundiales que se han presentado en torno al petróleo y sus precios. Hoy vamos a despejar las primeras 5 interrogantes referente al uso de GLP como alternativa de combustible.

¿Qué es el GLP?

Este es un producto especializado para coches, es una mezcla de gas butano y propano disueltos en petróleo. Se conoce también como autogas, es obtenido durante la refinación del petróleo. Es un gas que reduce las emisiones de dióxido de carbono un 35% en comparación a la gasolina. Se considera un combustible ecológico, presente en muchos taxis y unidades de transporte público. Además, su costo es menor al de la gasolina o el diésel, llegando a valer casi la mitad de estos, lo que lo hacen una alternativa económica.

¿Es caro y complejo pasar un auto a gasolina para convertirlo en un coche con GLP?

El coste promedio de esta adaptación es de unos 1000€, eso con una instalación sencilla. Pero puede llegar a valer el doble si se hace una incorporación más estética y vistosa. Es un proceso bastante simple, básicamente se debe añadir un nuevo deposito que generalmente va en el maletero, unas tuberías hasta la admisión del motor donde se adicionan válvulas que permiten o no el paso de la gasolina o el gas, según la elección del carburante.

Puede parecer una modificación algo costosa, pero una persona que al mes gaste unos 200€ en gasolina, al adaptar su coche con GLP, va a reducir ese consumo a la mitad y puede recuperar el costo de la instalación en los siguientes 10 meses. Además, hay muchas marcas de coches que están incorporando esta dualidad de combustibles de fábrica.

¿Un coche a diésel puede ser convertido a GLP?

Por ahora solo se puede hacer en los motores a gasolina, el motivo principal es el funcionamiento de ambos motores, en los de gasolina, hay una chispa que logra hacer la combustión y en los motores diésel, dicha combustión ocurre por compresión. El GLP hace combustión por chispa, por lo tanto, no es posible por los momentos.

¿Un motor turbo puede ser convertido a GLP?

Sí, de hecho, se ha experimentado ganancia en algunos caballos de potencia al hacer la conversión a GLP. El principal motivo es que el gas llega a temperaturas muy bajas a la admisión, reforzando la labor del intercooler. Una de las ventajas para los amantes de la potencia que puede aportar un coche con GLP.

Disponibilidad y precio del GLP

El coste de repostar un coche con GLP se reduce a casi la mitad, es un gran efecto que motiva a muchos. Cada día es más común encontrar este carburante en las diversas estaciones de servicios españolas, la autonomía suele ser menor, dado que, al tratarse de una adaptación, rara vez el deposito del GLP supera los 30 litros. Sin embargo, hay que recordar que siempre se puede cambiar y usar gasolina, por lo que si eres previsivo jamás te vas a quedar sin combustible. Para usos en la ciudad es ideal, puedes pasar días sin tener que volver a equipar GLP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.