El punto ciego, nuestro peor enemigo

El ángulo muerto o punto muerto del retrovisor izquierdo es uno de los mayores problemas que nos encontramos en la conducción, ya que representa un riesgo, sobre todo en carreteras con más de un carril para cada sentido.

Sin embargo, la tecnología nos ayuda a combatir este problema. Muchos modelos cuentan con un sensor que detecta la presencia de un vehículo en la parte izquierda del coche y nos lanza un aviso luminoso o auditivo que pretende eliminar el punto ciego del retrovisor.

La colocación de pequeños espejos auxiliares en la parte superior del retrovisor puede ayudar a eliminar el ángulo muerto, aunque no todos los que se venden en nuestro país están homologados.

Los sistemas de información sobre el punto ciego (BLIS, por sus siglas en inglés) son de varios tipos, aunque su función es la misma. Unos cuentan con una cámara instalada en el propio retrovisor, mientas que otros incorporan un radar en la parte posterior del coche.

Algunos modelos incorporan ya el sistema Ángulo Muerto, que ha recibido el premio Euro NCAP. Está integrado por cuatro sensores que al detectar un vehículo en la parte izquierda del vehículo activan un aviso luminoso LED en el retrovisor.

Sin embargo, a pesar de todos estos sistemas, no hay que olvidar que la tecnología puede fallar en algún momento, por lo que no hay que confiarse ni pensar que un aviso luminoso nos va a salvar de un accidente.  

Somos nosotros quienes conducimos el vehículo, por lo que es recomendable estar siempre pendiente al tráfico y además, cuando se vaya a realizar la maniobra de adelantamiento, girar levemente la cabeza para tener la total seguridad de que no existe ningún vehículo en el carril contiguo que nos impida hacer la maniobra para así no llevarnos ningún susto ni tener problemas.

En garantiplus queremos saber tu opinión, déjanos un comentario

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario