Archiv para febrero, 2015

Garantía mecánica, de vital importancia

Cuando compremos un Vehículo de Ocasión, debemos tener claro una cosa: existen probabilidades de que la unidad tenga una avería durante el primer año tras la compra del vehículo. Por ello, es muy importante recibir una garantía mecánica en el momento de la adquisición ya que nos será de gran ayuda a la hora de gestionar y resolver la avería.

Garantía mecánica ejecutable

La garantía mecánica debe ser real, es decir, no sólo debe existir físicamente sino que se debe hacer uso de ellas sin algunas condiciones como podría ser un número mínimo de kilómetros.

Si ha adquirido un coche de ocasión, cuando su vehículo sufra alguna avería deberá acudir al intermediario que le vendió el vehículo, y éste le dará una solución.

Las averías que se producen en los primeros meses de vida de los vehículos suelen ser las más costosas, ya que no son producidas por el uso del mismo, sino por piezas defectuosas que deben de ser reemplazadas de manera inminente.

Qué supone la garantía

La garantía supone que el producto entregado es conforme al contrato acordado, lo que significa que en caso de tener problemas o averías con el vehículo comprado, tiene derecho a la reparación o sustitución gratuita de las piezas cubiertas por la garantía comercial contratada aquí es done GarantiPlus resuelve las incidencias de nuestros clientes.  

GarantiPlus, ¡Tu garantía mecánica!

En garantiplus queremos saber tu opinión, déjanos un comentario

¿Hasta qué punto interesa la ampliación de la garantía?

A la hora de contratar una garantía ampliada no siempre hay que hacerlo en el momento de la compra del vehículo. Es imprescindible tener bien claro que la ampliación de la garantía no es la cobertura del vehículo.

La garantía legal está formada por un conjunto de derechos irrenunciables, y no permite exclusiones de partes del vehículo, sino que cubre todo el vehículo.

La ampliación de la garantía se suele hacer en el momento de la compra del vehículo, aunque en muchas ocasiones se realiza durante el período de garantía comercial, que varía según el fabricante.  La extensión de la garantía se podrá aplicar a todos los vehículos, exceptuando aquellos que tengan un excesivo número de kilómetros o cuyo estado no sea el adecuado.

Hay algunos elementos del vehículo que nunca estarán garantizados, como son los elementos de la carrocería, los cristales o la pintura, así como aquellos que presenten un desgaste que vaya unido al uso que se haga de ellos.

Por otro lado, al realizar una ampliación de la garantía, hay que tener claro que la garantía comercial, al ser una mejora aportada por el vendedor del vehículo hacia el comprador, podrá ser el que elija las coberturas que cubre la garantía.  

Aunque no es habitual que un taller se niegue a la reparación de un vehículo, la entidad de la garantía será quien valore la causa de la avería y el motivo por el que ha sido producida. Si se considera que la avería es fruto de una negligencia del conductor, la garantía no cubriría la reparación.

En garantiplus queremos saber tu opinión, déjanos un comentario

Todo lo que debes saber sobre la ITV

Creemos saberlo todo sobre la ITV, pero, cuando nos toca pasarla nos surgen ciertas dudas sobre la documentación que debemos llevar, la antigüedad de nuestro vehículo, y nos ponemos a calcular cuando será la próxima vez que nuestro vehículo deberá pasar la inspección de nuevo.

Si eres propietario de un ciclomotor deberás pasar la ITV al cumplir tres años de su matrícula por primera vez, y después cada dos años. Si conduces una moto o quad, la primera inspección será a los cuatro años de su matriculación, y las siguientes cada dos años.

Con tu coche, entre los 4 y 10 años deberás pasar la revisión cada 2 años, y una vez que tu vehículo cumpla los 10 años deberás revisarlo cada año.

Sólo existe una manera de saber la antigüedad de tu vehículo. Debes mirar la fecha de matriculación que figure en el permiso de circulación.

Antes de llevar tu vehículo a la inspección asegúrate de revisar tú mismo todo aquello que no requiera del trabajo de un mecánico: luces, claxon, cinturones de seguridad, limpiaparabrisas…

Antes de pasar la ITV cerciórate de que llevas todos los documentos necesarios: ficha de inspección técnica, permiso de circulación y el recibo del seguro en vigor.

Si desgraciadamente, tu vehículo no lograse pasar la ITV, tendrás un plazo de dos meses para solucionar las averías. Si no cumples este plazo, deberás pagar la tasa de nuevo.  

Una vez que hayas pasado la ITV es obligatorio llevar la pegatina en un lugar visible, concretamente en la parte derecha superior del parabrisas. En esta pegatina también aparece la fecha de la próxima inspección. No llevarla supone una infracción leve y una multa de hasta 100 €.

En garantiplus queremos saber tu opinión, déjanos un comentario