Archiv para enero, 2015

¿Qué hay que saber sobre la garantía de los vehículos de ocasión?

Cuando se formaliza la compraventa de un vehículo que cuente con garantía, el vendedor del vehículo debe suministrar la documentación necesaria que haga efectiva dicha garantía.  En el documento debe figurar quien es el garante, el contenido de la garantía y el plazo de su duración.

A los vehículos usados les será de aplicación el régimen de garantías establecido en el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias, en cuanto a los productos de segunda mano, cuando establece que la persona vendedora y la persona consumidora y usuaria podrán pactar un plazo menor (al plazo preceptivo de 2 años para productos nuevos) que no podrá ser inferior a 1 año desde la entrega.

El valor del vehículo quedaría igualado si se sustituyeran las piezas defectuosas por otras de otros vehículos de similares características o piezas reacondicionadas. La utilización de estas piezas viene recogida en el Decreto de talleres, aunque se exige para ello la previa conformidad escrita del cliente tal como indica el art 9.1.a del Real Decreto 1457/1986 regulador de la actividad industrial y la prestación de servicios en los talleres de reparación de vehículos, de sus equipos y componentes.

La reparación en el período de garantía será gratuita para el usuario y se llevará a cabo en un plazo razonable. Durante los seis meses posteriores a la venta del vehículo usado, el vendedor responderá a las faltas de conformidad que  motivaron la reparación.

Por otra parte, además de la garantía legal, el vendedor del coche de segunda mano puede ofrecer también la Garantía Comercial de GarantiPlus, confiando en nuestros productos mas de 1000 profesionales de la compra venta de vehículos.

En garantiplus queremos saber tu opinión, déjanos un comentario

Puedes perder la garantía mecánica si no cumples con las revisiones

La crisis económica ha provocado que el 18% de los propietarios de vehículos en España pierda la garantía mecánica de su coche al no cumplir con las revisiones oficiales.

El empobrecimiento de algunas economías familiares ha provocado que las visitas a los talleres hayan disminuido y que éstas no se realicen en los plazos que se incluyen en el contrato de la garantía mecánica del vehículo.

Un buen mantenimiento y una revisión periódica del vehículo ayudan a la seguridad y fiabilidad del mismo, así como a la confianza y seguridad del propietario. Además, aunque a veces esté considerado el no ir al taller como un ahorro puede ser algo que a largo plazo pueda salir caro si no consideramos la garantía mecánica de nuestros vehículos particulares.

Una revisión del coche en los plazos estipulados puede ayudar a detectar una avería o fallo, que, a priori puede ser económico, pero que de no hacerlo a tiempo puede conllevar que nuestro bolsillo se lleve un buen susto si no contratamos correctamente nuestra garantía mecánica.

Además, al realizar las revisiones dentro del espacio de tiempo establecido, el propietario podría gozar de una serie de ventajas: mantenimiento de la cobertura de garantía mecánica, una conducción más segura al saber que todos los elementos y herramientas que lo componen están en perfecto estado y un ahorro significativo, ya que se repararán revisiones que quedarán cubiertas por el período de garantía o que estén relacionadas con fallos propios del vehículo.  

Por ello, aunque a veces pensemos que evitar una visita al taller y la contratación de nuestra garantía mecánica, nos ahorra tiempo y  dinero, lo cierto es que es necesario realizar todas las revisiones para evitar un desembolso mayor a largo plazo y para una conducción más segura en nuestros desplazamientos.

En garantiplus queremos saber tu opinión, déjanos un comentario

El peligro del aquaplaning

El aquaplaning es uno de los principales motivos de que nos demos un susto en la carretera. Una finísima capa de agua, que se aloja en los neumáticos es la causante de este derrape inesperado.

El aquaplaning sucede porque el neumático no puede desalojar esa finísima capa de agua hacia el exterior, por lo que su presión comienza a aumentar, lo que provoca que la rueda flote sobre el asfalto.

Cuando el vehículo hace aquaplaning notaremos que estamos conduciendo sobre hielo y que no tendremos un control absoluto de la dirección.

Por ello, cuando la carretera este mojada, debes prestar atención al estado del pavimento, ya que dependiendo de éste, dependerá su capacidad para drenar el agua. La inclinación de la calzada también te dará una idea aproximada sobre el drenaje del agua hacia los laterales. Si la carretera tiene una inclinación ascendente, será más difícil hacer aquapling con nuestro vehículo, mientras que si la inclinación es descendente, el agua se acumulará.

Para evitar el aquaplaning, revisa el desgaste y la presión de los neumáticos, ya que si es inferior al 30% tendrás un riesgo mayor de aquaplaning. Presta especial atención a la carretera y a todos los elementos que puedan modificar la trayectoria del vehículo, como pueden ser hojas mojdas, gravilla o hielo.  

Cuando circules con carretera mojada, evita distracciones como cambiar mucho de emisora de la radio, fumar mientras conduces… y por supuesto, ni se te ocurra mirar el móvil, ya que con lluvia, las carreteras y el vehículo necesitan que nuestros sentidos estén al 100%.

En garantiplus queremos saber tu opinión, déjanos un comentario